Cuidado de Bonsáis

1. Generalmente, la retirada de savia de las ramas suele estar provocada por la muerte de las raíces que alimentan la rama afectada, debido a podredumbre o a que no se moja bien todo el cepellón. Otra causa pueden ser las podas mal cicatrizadas. Para evitar esto, es fundamental regar adecuadamente, trasplantar periódicamente y utilizar pasta selladora tras la poda.

2. Dedicar unos minutos diarios para comprobar el estado de nuestro bonsái es más útil que todo un día a la semana. Vigila especialmente la humedad de la tierra y manchas o anomalías en las hojas.

3. Si respetas las épocas adecuadas para cada trabajo (trasplante, pinzado, poda, etc.), tu árbol reaccionará mejor a las técnicas utilizadas y crecerá más sano y rápido. Observa tu árbol e infórmate de los cuidados particulares de la especie a la que pertenece.

4. No muevas tu bonsái a diario, no lo coloques en el exterior de día y en el interior de noche, ya que los árboles necesitan el descenso de temperatura nocturno. Aunque por la noche no hay fotosíntesis, la respiración y transpiración continúan y una temperatura más alta de lo normal acelera estos procesos consumiendo las reservas del árbol. Siempre debes cultivar tu bonsái en el exterior y con las debidas precauciones para los tropicales y subtropicales cultivados en las zonas con estación invernal.

5. La cantidad de luz que necesita una planta es fundamental para su desarrollo. No recibir natural suficiente provoca pérdida de hojas, alargamiento de brotes, aumento del tamaño de las hojas, aumento de las distancias entre nudos (etiolamiento), pérdida de color, escasez de floración, caída de hojas, etc. y debilidad general, ya que la falta de luz suficiente le impide realizar la fotosíntesis y alimentarse adecuadamente. Una combinación de luz artificial de tubo fluorescente + lámpara incandescente puede ser suficiente, aunque las lámparas de mercurio también son adecuadas para el interior de invernaderos. No obstante, nada sustituye al cultivo exterior con luz natural procedente del Sol.

6. Recuerda que si tienes tu bonsái junto a una pared, deberás girarlo 180 grados una vez al mes para que las ramas que están junto a la pared no se debiliten y mueran por falta de luz suficient